“Tomboy” (2011).Estreno en España el 1 de Mayo de 2013.

Sure to be one of 2011’s most subtly effective films, Céline Sciamma’s second directorial effort, Tomboy (arriving after the well received Water Lilies), is an understated yet powerful gem of a character drama, exploring important issues of adolescent sexuality and identity with apparent skill.

The film follows 10-year-old Laure who moves into a new neighbourhood with her parents and little sister. She meets another girl from the same building who mistakes her for a boy. But instead of correcting her, Laure announces herself as Mikael and proceeds to pretend she’s a boy when playing with her newfound friends.

What could have been a horribly mishandled, exploitative film is instead a quietly potent exploration of what it’s like to be young and unsure of who you are. Laure (played brilliantly by newcomer Zoé Héran) is treated as a normal girl by her family but looks in the mirror constantly wondering why she doesn’t look like other girls. It’s both understandable and heart-breaking to see her try to be something she’s not, not yet ready to accept her gender because of how she looks.

At a lean 80 minutes, Tomboy uses its time well to hit on pertinent issues and questions that are bound to arise when dealing with this sort of subject. The short runtime is actually quite a relief as these sorts of films can often drag on for far too long, the important stuff often getting lost in the mix. Writer/director Céline Sciamma knows what she’s doing and doesn’t waste a second getting her points across.

At once low-key yet provocative, understated yet brave, Tomboy manages to communicate to the audience in an extremely effective way without crossing the line into showiness. An impressive second feature from Sciamma, the film deals with issues of acceptance, youth identity and belonging by intelligent means.

==================================================================================

De manera tan realista como tierna, y evitando casi siempre la violencia que sí cumplía un rol importante en “Boys…” (una producción estadounidense, al fin y al cabo), “Tomboy” impresiona por la firmeza de su ritmo narrativo, el modo en el que muestra sin inhibiciones lo que tiene que mostrar sin generar escándalo y, sobre todo, las magníficas actuaciones de sus jóvenes intérpretes, empezando por Zoé Héran, una actriz que convence y conmueve con una interpretación medida que le permite calzarse a la perfección el papel de Laure y de su alter-ego, Mikael (el nombre con el que se presenta ante sus nuevos amigos y hasta una potencial novia de su edad).

Héran tiene una inmensa responsabilidad como sustento principal de un filme que le pide mostrar no sólo aspectos físicos íntimos e involucrarse en algunas otras escenas comprometidas, sino que la coloca en una posición de vulnerabilidad emocional intensa, que debe haber implicado un fuerte trabajo psicológico con la directora Céline Sciamma (“Water Lilies”).

Curiosamente, su mejor contraparte en este drama apasionado pero poco tremendista no es Jeanne Disson, quien interpreta de manera más que correcta a Lisa (la chiquilla que se siente seducida por sus suaves maneras), sino Malonn Lévana (que hace de la hermana), una mujercita de seis años que muchos no se atreverían a calificar todavía de actriz debido a lo temprano de su edad, pero que muestra un carisma, un sentido del humor, una coquetería y un encanto general que podrían convertirla más pronto que tarde en una verdadera estrella del cine.

El conflicto de Laure es lo suficientemente grande como para no necesitar de dramas añadidos; en ese sentido, su entorno social y geográfico es idóneo, porque no parece tener carencias materiales y se encuentra viviendo en una zona de campo que resulta aparentemente perfecta para el desarrollo de un infante, con bosques y lagos que incitan al juego permanente. Si uno vive en Los Angeles y ve esta cinta, se da cuenta de lo difícil que resulta encontrar espacios formativos para los niños en las urbes industrializadas, plagadas de concreto y de automóviles.

tomboy_3

Los niños de “Tomboy” no andan pegados a la televisión ni a los video-juegos, sino que hacen deportes, nadan y conversan en entornos naturales. Eso no impide, por supuesto, que tengan prejuicios e intolerancias; pero los vuelve indudablemente menos proclives a las reacciones desesperadas y agresivas de “Boys…” -para retomar el punto-, lo que se confirma si se compara los finales diametralmente opuestos de ambos filmes.

Aunque no estamos seguros de que Sciamma haya querido apuntar diferencia alguna con otra clase de ambientes, lo cierto es que filma las escenas de juego con una felicidad y una energía que no pueden ser más que aprobatorias. Hay otros elementos en la película que no se encuentran tan logrados, como el aparente nivel de ignorancia en el que se encuentran los padres  de Laure con respecto a las personificaciones varoniles de su hija; pero esta misma carencia se puede justificar cuando se entiende que el filme entero está contado desde la perspectiva de su memorable protagonista.

Luego de ver “Tomboy”, uno no puede dejar de reconocer lo suficiente el trabajo creativo de la misma Sciamma, que se encargó no sólo de la dirección sino también del guión, logrando con ello inscribirse dentro del rótulo de ‘auteurs’, particularmente apreciado en el cine francés.

Con sólo 32 años y dos excelentes largometrajes a sus espaldas, esta parisina se ha convertido en una de las realizadoras (sin diferencias de sexo) más celebradas de su país, y ha demostrado que el hecho de emplear temas caros al sétimo arte francés -“Water Lilies” trataba sobre adolescentes femeninas- no la ata necesariamente a la escuela narrativa y visual de los cineastas surgidos a partir de la legendaria revista “Cahiers du cinéma”.Tomboy_2

Y es que, lejos de intentar suerte en terrenos conceptuales y metafísicos, el estilo de Sciamma es naturalista, comprensible y directo, sin que ello le quite poesía visual a su esmerado lenguaje cinematográfico. Se trata, en suma, de una cinta que arriesga hasta donde debe arriesgar y que no deja por ello de resultar encantadora.

Advertisements

One response to ““Tomboy” (2011).Estreno en España el 1 de Mayo de 2013.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s