Werner Herzog, Iconoclastic filmmaker.

In the living room of his cozy home in the hills above Los Angeles, Werner Herzog has a quiver of brightly colored arrows from a tribe of Amazon Indians he met while making one of his many documentaries. Tribe members were the last people in the Amazon to be, as the filmmaker puts it, “contacted” by white people.

As I went to touch the point of one arrow, he cautioned, “They’re still quite poisonous. The brown stuff on the inside is anticoagulant. If you get hit with one, you won’t stop bleeding easily.”

When Werner Herzog issues a warning, it’s prudent to obey. At 64, he is our filmmaking god of dark adventure, a willful artist whose characters — both in his features and documentaries — test the boundaries of human madness and quixotic folly. Herzog is best known for German classics such as 1982’s “Fitzcarraldo,” the story of a man who attempts to build an opera house in the middle of the Peruvian jungle. In recent years, he has devoted himself to documentaries about equally obsessive characters, notably “Grizzly Man,” the 2005 film about Timothy Treadwell, the ill-fated adventurer whose affinity for bears led him to a grisly end in the wilds of Alaska.

Herzog’s new film is something of an event, being his first widely distributed feature since the early 1980s. Due out in Chicago July 13, “Rescue Dawn” is another of his fables about the dark recesses of human nature. Set during the Vietnam War, the real-life story stars Christian Bale as Dieter Dengler, a German-born U.S. fighter pilot who escapes from a POW camp after being tortured by the Pathet Lao deep in the Laotian jungle. Audacious and ingenious, Dengler is the most accessible hero Herzog has ever put on screen.

Herzog knew Dengler personally — he did a 1997 documentary (“Little Dieter Needs to Fly”) about the same events. Well acquainted with the horrors of war, having grown up starving and fatherless in postwar Germany, Herzog refuses to shy away from the brutality that Dengler, who died in 2001, and his fellow prisoners suffered at the hands of their guards.

As with so many of his films, Herzog shot much of the picture documentary-style, filming for weeks in the jungles of Thailand. He instructed his actors to lose weight — Bale lost 55 pounds to give himself an appropriately skeletal look — and dropped nearly 30 pounds himself as a form of “solidarity.”

Even if the filmmaker’s reputation for rigor hadn’t preceded him, the actors knew they wouldn’t be coddled. “My first question to Christian was, ‘Would you be prepared to bite a snake in two?'” Herzog recalls. “He immediately said, ‘Yes.’ As it happens, he did catch a snake that tried to bite him. But it wasn’t poisonous.” The filmmaker sighs, as if brooding about a deadly snake was hardly worth the bother. “I always offered to demonstrate anything the actors were worried about.”

The film’s torture scenes have an unsettling resonance today, with one former prisoner of war, Sen. John McCain (R-Ariz.), running for president and the country at odds over America’s treatment of prisoners at Abu Ghraib. Herzog is especially proud that “Rescue Dawn” opens shortly after the 4th of July.

“It’s a day, after the fireworks and the beer, that America looks at itself,” he says. “The film doesn’t engage in any America-bashing or primitive patriotism. But I would say that everything that is great about America was contradicted by Abu Ghraib. If Dieter had been in that prison, we wouldn’t have seen what we did. One single man could’ve made a difference, especially someone like Dieter, who came to America as an immigrant wanting to live out his dream — a dream to fly.”

Herzog is also an immigrant to America, though his dreams have always been more complicated. The filmmaker’s worldview is best captured in “Grizzly Man” when, in his role as narrator, he says, “I believe the common denominator of the universe is not harmony but chaos, hostility and murder.”

For Herzog, the borderline between fiction and reality is hazy at best. Facts, he says, are for accountants. He often tells stories that seem hyperbolic, beginning with the tale that his childhood was spent in a Bavarian village so remote that he didn’t see a banana until he was 12.

Who would believe, for instance, that when Joaquin Phoenix flipped his car driving down a back road in Laurel Canyon it would be the eccentric filmmaker knocking on his car window. As Phoenix later told The Times: “There was this German voice saying, ‘Just relax.’ And suddenly I said to myself, ‘That’s Werner Herzog!'”

When I asked about the incident, Herzog offered the sort of droll detail you’d expect from a master storyteller. “The danger wasn’t the accident, per se,” he says. “It was the gasoline dripping from the car and the fact that Joaquin, then upside down, was nervously fumbling for a cigarette, an act I had to talk him out of. Once I saw the gasoline, I thought the idea of him smoking would be a very bad idea.”

For Herzog, in true art, the story is always changing. When filming “Rescue Dawn,” it drove his crew crazy that he couldn’t remember anything about the script, even though he’d written it himself. “I never read a screenplay once I’ve finished it — it stifles life on the set,” he says. “It’s unhealthy to be too absorbed in your own text. When I’m shooting I want to discover the story all over again.”

 

Thwarted for years from doing a major feature, Herzog wasn’t all that choosy about who financed “Rescue Dawn.” His neophyte backers included nightclub operator Steve Marlton and Los Angeles Clippers star Elton Brand. According to a New Yorker piece that ran not long after filming was completed, key members of the crew quit in disgust or were fired during production when paychecks didn’t materialize. The crew also was frustrated by Herzog’s unorthodox shooting style, which included an insistence on using himself as a stand-in for Bale and other actors.

Herzog notes that, outside of longtime cinematographer Peter Zeitlinger, most of the crew had never worked with him before. “They came with the pedantic thinking of the studio system — that, for example, you must first do a master shot with everyone in frame before you do close-ups.”

Herzog insists there was a method to his madness. “By being the last person out between the actors and the technical apparatus, I could tell when the actors were sometimes not ready for a scene. So I would stall, without the crew knowing, by pretending to change a camera filter. But I only could sense a problem because I was right there, next to the actors.”

The movie’s finances were so shaky during filming that Herzog never saw dailies. “No one had paid the lab, so they wouldn’t release our footage,” he says. But he insists the problems were from ignorance, not malevolence. “The producers’ inexperience was a nightmare, but it was a blessing, too, because by them not knowing what was going on, I was allowed to do exactly the movie I wanted to do.”

He shrugs. “Why shouldn’t I do a movie with a producer who’s a nightclub owner? May I remind you that Sam Goldwyn was a glove salesman and Jon Peters a hairdresser? The real question is, did I ever compromise? The answer is no.”

Herzog has done things his way for so long that he is almost immune to convention. One of the menacing prison guards in “Rescue Dawn” is called Walkie Talkie, a wry touch of humor, since he never speaks. The actor’s silence was more pragmatic than plot-driven because he was Cambodian and spoke no English, Thai or French.

“I explained the part to him in sign language,” Herzog says. “But I didn’t want anyone else. He had a dangerous stare in his eyes that fascinated me.”

For all his roguish tales, Herzog is someone who believes that what counts is real experience, not theory or fantasy. He sees tourism as a sin, traveling on foot as a virtue. He would boot everyone out of film school until they’d done something real, like been a warden in a lunatic asylum or worked as a bouncer in a sex club. His favorite writers — Joseph Conrad, Cormac McCarthy and Bruce Chatwin — are men who have been out in the world.

“When someone comes to me who’s earned a living as a boxer or been in jail in Africa, they would be a lot more qualified to be my assistant than someone who came from Harvard film school,” he says. “What counts is the raw life.”

 

Source :http://www.chicagotribune.com

==================================

Por motivos que desconocemos, una gran parte de la filmografía de Werner Herzog (Munich, 1942) está disponible en YouTube (incluimos la lista, con enlaces, al final de esta nota). Es, sin exageración, uno de los más importantes directores de la historia del cine. La vida de artefactos audiovisiales online es frágil –por varios motivos, duran poco- así que recomendamos que hoy mismo es un buen momento para aprovechar y comenzar un festival de cine privado desde tu computadora (o teléfono, o tablet, o Smart TV…).

Herzog nunca se queda quieto y nunca se repite. Filma largometrajes y documentales. Ha rodado en las junglas de Perú y Tailandia y en los suburbios de los Estados Unidos y de Alemania. Filma películas de enorme ambición narrativa, pero también pequeñas joyas a pedido, como un reciente documental sobre los peligros de usar el teléfono movil para mandar mensajes mientras se conduce. Aunque su fe artística dice que solo se aprende hacer cine a través de la vida, hace unos años inauguró un seminario para estudiantes de cine donde les enseña abrir cerraduras, falsificar documentos, caminar largas distancias a pie y domar burocracias.

Si uno es un ser íntegro en su espíritu y voluntad —como parece ser Herzog— eso manifiesta tanto en los gloriosos emprendimientos como en los traspiés cotidianos. Veamos dos ejemplos.

En el 2006, Herzog daba una entrevista en cámara a la BBC en las colinas de Los Angeles con el motivo del estreno del documental Grizzly Man. De la nada suena un tiro y tras un instante de confusión se da cuenta que había él recibido un tiro. Apenas pestañeó. El atacante era de un demente, con un rifle de aire comprimido, que se escapó en el acto. Herzog dijo: “No es nada” e insistió en seguir con la entrevista, a pesar de que su herida en el abdomen le sangraba levemente.

En el polo opuesto de este ejemplo —demostrando la valentía y testarudez de Herzog— está la filmación de su película tal vez más conocida, Fitzcarraldo (1982). Este largometraje retrata a un demencial hombre de negocios de principios del siglo XX que quiere construir un teatro de ópera en la ciudad peruana de Iquitos. Parte del plan para conseguir fondos hacer este sueño realidad consiste en transportar un enorme barco de vapor, de 340 toneladas, por encima de una empinada montaña con la asistencia de casi mil nativos. Herzog había determinado, desde el principio, en no recurrir a trucos o efectos especiales. Con lo cual el insensato y casi imposible plan del protagonista de la película, Fitzcarraldo, se convirtió en el mismo plan que tuvo que realizar Herzog.

En un momento, cuando todo estaba trabado y al borde del fracaso, sus inversores en Alemania le preguntaron a Herzog si realmente tenía el entusiasmo, la voluntad y la fuerza para seguir (estaban filmando en el centro de la jungla peruana y tenían que viajar 300 kilómetros para llegar al telex más cercano, su única forma de comunicación con el mundo externo). Herzog respondió: “¿Cómo me pueden hacer esta pregunta? Si abandono este proyecto seré un hombre sin sueños y yo no quiero vivir así. Vivo o muero con este proyecto.”

Años después, en una entrevista, explicó. “Si me hubiera permitido el privilegio de vacilar por un solo minuto, o si hubiera entrado en pánico aunque fuera por una fracción de un segundo hubiera colapsado todo el proyecto alrededor mío.”

Werner Herzog nació en Munich en la mitad de la Segunda Guerra Mundial. A dos semanas de su nacimiento, su casa fue bombardeada y se mudó al campo con su familia, a un pueblo llamado Sachrang. Hay que decir que apenas sobrevivieron; la cuna del pequeñisimo Werner terminó cubierta de vidrios rotos. En un breve documental de 1986, Autoretrato, Herzog explica que su familia era “pobre y callada” y cuenta que a medida que Alemania era ocupada por tropas extranjeras el país como que se iba encogiendo. Lo que quedaba de las tropas alemanas huía a las colinas cercanas de la casa de Herzog, dejando desparramados por los campos y bosques sus armas. Así que un juego común de los niños del vecindario era jugar con metralletas, para el espanto de sus madres. “Otros niños de mi edad se criaron en ciudades en ruinas, también”, explica Herzog, “y pandillas de criaturas reinaban enormes sectores de los pueblos. Armaban reinos, estableciéndose en casas en ruinas.”

En la infancia de Herzog no existían los teléfonos, el cine, la televisión o el agua corriente. No tenían colchones, dormían sobre bolsas de lino llenas de helechos secos. Todo lo que necesitaban lo inventaban. Herzog recuerda haber tenido una maravillosa infancia. Cuando tenía 12 años, volvieron a vivir a Munich, toda la familia compartiendo un cuarto (la madre y dos hermanos, uno mayor y otro menor; el padre se había ido, divorciado de su esposa). “Éramos cuatro en este pequeño lugar… aprendía a concentrarme por necesidad… Me recostaba en el piso con un libro y leía por horas, a pesar de toda la actividad a mi alrededor. Muchas veces leía el día entero y cuando terminaba el libro levantaba la vista para descubrir que estaba solo.”

El primer sueño de Herzog fue ser campeón de salto de esquí y llegó a entrenar seriamente, pero cuando un amigo casi se mata en un accidente, Werner se espanta y abandona su ambición deportiva. Allí, dice, bien temprano en su vida —alrededor de los 14 años— supo que iba ser cineasta. A los 19 años terminó la secundaria y se puso a viajar y trabajar: a Grecia, a Alejandría en Egipto, al Congo belga, de vuelta a Egipto a Aswan y por fin de regreso a Alemania, donde comenzó a hacer cortometrajes. Intentó estudiar historia y literatura en la Universidad de Munich, pero odiaba la universidad. Su padre lo desalentaba en seguir su vocación mientras que su madre lo apoyaba, aunque desde una postura más pragmática. Intentó, por ejemplo, conseguirle trabajo a su hijo en un laboratorio de revelado fotográfico, pensando que eso podría ser un razonable primer peldaño en una carrera en las artes cinematográficas.

Pero Herzog, tras intentos fracasados de encontrar financiamiento para sus primeras películas, se dio cuenta que tendría que ser su propio productor. A partir de 1962, cuando realiza su primer cortometraje experimental, la vida de Herzog estará dedicada íntegramente al cine.

En el maravilloso libro Herzog on Herzog (Faber and Faber, 2002) —que es una larga entrevista de casi 300 páginas— Paul Cronin le pregunta al cineasta: ¿Adónde consiguió el dinero para financiar estas primeras peliculas?”.

Herzog contesta: “Durante mis últimos años en la secundaria ganaba mi propio dinero trabajando de soldador en el turno nocturno de una fábrica de hierro, de sereno en una playa de estacionamiento, cosas así. Tal vez el consejo más importante que le puedes dar a las personas que comienzan en el cine es que, mientras que tengas un cuerpo sano, mientras que puedas ganar tu propio dinero, no busques trabajos de oficina para pagar el alquiler. También evitaría con todas las ganas puestos inútiles, secretariales en productoras. Salga al mundo real. Trabaje como un patovica en la puerta de un sex-club, como un vigilante en un loquero o en un matadero. Viaje a pie, aprenda idiomas, aprenda un oficio que no tenga nada que ver con el cine. Para hacer cine es fundamental la experiencia de la vida. Yo sé que en mis peliculas no hay invención, es la vida misma, mi propia vida. Te das cuenta cuando lees a Conrad o a Hemingway cuanta vida real hay en esos libros. Esos son los tipos que hubieran hecho grandes películas, aunque gracias a Dios que eran escritores.”

En el mismo libro ya citado, Herzog on Herzog, el director dice lo siguiente sobre su obra: “Siempre he sentido que mis personajes pertenecen a la misma familia, aunque sean personajes de una ficción o de no-ficción. No tienen sombras, no tienen un pasado, todos emergen de la oscuridad. Siempre pensé en mis películas como un gran trabajo unitario en el que estuve concentrando cuarenta años. Los personajes en esta enorme historia son rebeldes solitarios y desesperados que no tienen un idioma con el cual comunicarse. Inevitablemente sufren por esto. Saben que su rebelión está condenada al fracaso, pero continúan sin descanso, heridos, luchando solos sin asistencia.”

Rápidamente, esta nota se ha convertido en algo como el periodista o académico que introduce la ponencia de un gran autor o la muestra de una hipnotizarte película. Uno quiere que se calle y que comience la función. Ya nos vamos y te dejamos con la lista de películas para ver online y otro material adicional para conocer mejor a Herzog.

La cita de arriba es clave para entender y disfrutar la obra de Herzog. Termina con esta observación, que también es imprescindible: “La gente frecuentemente dice que soy un cineasta excéntrico y marginal. Pero si miras mis películas verás que no tienen nada de excéntricas… Aunque sean soldados que están alucinando o enanos sordomudos, no sonfreaks. La gente no está patológicamente loca. Es la sociedad que está loca. Son las situaciones en las que se encuentran y las personas que las rodean, que están locas. Es dificil para mí explicar exactamente qué une esta familia de personajes, pero si un miembro de esta familia estuviera caminando por la calle lo reconocerías intuitivamente, de una. No puedo explicarlo más, salvo decir que todas mis películas parecen ser similares en su sentimiento sobre la vida, y todas forman una sola unidad. Está cada uno cerca del otro como las partes de un enorme cuerpo. Vistos juntos es una sola película con muchas dimensiones, en vez de, simplemente, una cadena de películas.”

Filmografía online de Werner Herzog

Herakles (1962). Su primera película. Sobre ella Herzóg dijo, “Mirando hoy a Herakles me parece un filme bastante estúpida y sin sentido, aunque en su momento fue una prueba importante para mi. Me enseño cómo editar materiales muy diversos que comúnmente no estarían juntos…”

Even Dwarfs Started Small (1970). Su primer largometraje de ficción. Filmado en Lanzarote, Herzog escribió el guión en cinco días. “Vi la película entera como una pesadilla delante de mis ojos.” Se trata de una rebelión de enanos en un manicomio. Fue criticado por ser una burla de las revoluciones del 68. La respuesta de Herzog: “Les contesté que si vieran la película dentro de 20 años tal vez vieran el ella una mejor representación de lo que pasó en el 68 que en otras películas. Eso los molestó aun más. Al fin, la respuesta es esta: las pesadillas y los sueños no obedecen las reglas de la corrección política.”

Fata Morgana (1970) Filmado en desierto del Sahara la estructura de la película fue improvisada en el lugar. “Más que ninguna otra película que he hecho esta es una que necesita ser contemplada por la audiencia. Todas las interpretaciones son bienvenidas.”

Land of Silence and Darkness (1971) Documental.

Aguirre, la cólera de Dios (1972) Este largometraje sobre la búsqueda de El Dorado en el Siglo 16 fue su primer éxito internacional. También fue su primer encuentro con la jungla. “La jungla es, realmente, sobre nuestros sueños, nuestras emociones más profundas, nuestras pesadillas. No es solo un lugar, es un estado mental. Tiene características casi humanas. En la película es una parte vital de los paisajes interiores de los personajes… Me gusta dirigir paisajes, tanto como me gusta dirigir actores y animales. La gente piensa que estoy bromeando, pero es verdad.”

The Great Ecstasy of the Woodcarver Steiner (1973) un documental sobre el campeón mundial de salto en esquí, Wolfgang Steiner.

The Enigma of Kaspar Hauser (1974) Relata la misteriosa vida real de un hombre del Siglo 19 que es soltado al mundo tras pasar sus primeros 17 años de vida encadenado en un sótano, sin hablar.

Heart of Glass (1976). Para este largometraje Herzog hipnotizó todo el elenco.

How much Wood Would a Woodchuck Chuck (Herzog, 1976) un documental sobre el mundo el mundial de subastadores de ganado en el estado de Pennsylvania de los Estados Unidos. “Siempre me fascinaban los subastadores de ganado y siempre tuve la sensación que su increible lenguaje era la verdadera poesía del capitalismo.”

Strozeck (1976). Un hombre simple, recién liberado de la cárcel en Berlin, termina viajando con su amiga prostituta y un anciano a Wisconsin, en los Estados Unidos. Desopilante road movie.

Nosferatu – Phantom der Nacht (1979) Su extraordinaria versión de Dracula con una actuación legendaria de Klaus Kinski, uno de los colaboradores más cercanos (y conflictivos) de Herzog.

Ballad of the Little Soldier (1984) Documental.

Fitzcararraldo (1982) La película más legendaria de Herzog y de Kinski. Un cuento digno de Joseph Conrad.

Wings of Hope (1999) Documental.

Wheel of Time (2003) Documental.

Grizzly Man (2005) Documental.

Into the Abyss (2011) Documental.

From One Second to the Next (2013) Documetal

 

Fuente: http://www.revistaenie.com

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s